Saltar al contenido

INFORME SEMANAL – CLASIFICATORIAS CONMEBOL (JORNADA 2)

BRASIL – NEYMAR

El encuentro realizado por el conjunto de Tite en términos generales no fue bueno. La selección carioca buscó, a partir de un 4-3-3 inicial, ocupar los espacios de manera racional y generar triángulos en los costados para progresar y nada más lejos de la realidad. En derecha sí se respetaba la ocupación coherente de estos, pues Danilo cerró abajo, con Richarlison en amplitud y Cou en intermedias. Sin embargo, la izquierda fue mucho más desordenada con un protagonismo excesivo del generador de desorden propio y rival, Neymar. Doulgas Luiz era el que lateralizaba (no siempre, cosa que rompía con la ocupación racional y agrandaba intervalo Thiago Silva-Lodi) y el lateral del Atlético de Madrid era el jugador que daba amplitud para permitir que el 10’ se coloque entre líneas. La cuestión en esta banda es que no fue un triángulo como tal. La progresión en esta dependía única y exclusivamente de Neymar o de los desplazamientos a Lodi en ventaja. Doulgas Luiz estuvo impreciso asociativamente y, en general, avanzaron más por demérito rival (mala defensa entre líneas) y por pura individualidad que por sistema.

En derecha, la ocupación era algo mejor y la sinergia Coutinho-Richarlison funcionó en más de una ocasión. Aun así, el factor que más progresión permitió a los brasileños fueron los desplazamientos a espaldas de línea defensiva adelantada rival. Ante una mala defensa de la profundidad, los de Tite optaron por tirar rupturas y lanzar a estas. En este contexto, Richarlison se auguró como uno de las figuras del partido, siendo receptor de muchos de estos balones y buscando con insistencia esa jugada.

Su incidencia en el partido fue enrome como para obviarla, pese a no dar una gran actuación. Dio 71 toques y, de estos, tan solo 30 fueron pases, lo que nos lleva a concluir que la mayoría de sus acciones son con dos o más contactos con el esférico. Este dato es importante para entender el juego que desempeñó ante la selección peruana. La carencia de automatismos en ese costado (izquierdo) y su tendencia a ser protagonista, le llevó a descender en exceso y buscar hacer la jugada él. Baja y se asociaba o tiraba de recurso individual para batir líneas de presión. El problema en esto fueron las pérdidas que ocasionó en más de una acción. Cerró el encuentro con tres tantos y una polémica actuación.

PARAGUAY – ALBERTO ESPINOLA

Aún repitiendo el 4-3-3 utilizado en el debut en las eliminatorias mundialistas contra Perú (2-2), pero esa vez ofreciendo mayor libertad posicional a Miguel Almirón desde el arranque para que el mismo no estuviera que estar abierto en el costado izquierdo todo el tiempo, la selección paraguaya de Eduardo Berizzo volvió a tener un interesante funcionamiento ofensivo y con el esférico en la visita a Venezuela, logrando sacar el balón de manera corta y pudiendo jugar en campo contrario aprovechado el ejercicio de presión media del rival durante los 90 minutos, aunque posteriormente la producción de ocasiones en un escenario de ataque posicional en campo contrario nunca ha sido elevado más allá del gol del 0-1 ya en el tramo final en una gran acción colectiva. Para que todo eso fuera posible, fue clave el rol de los laterales (Alberto Espínola y Blás Riveros) a la hora de ofrecer salidas por fuera y de los extremos (Ángel Romero y Almirón) al momento de justamente potenciar ese juego ofensivo por las bandas.

En fase defensiva, como había pasado contra el conjunto venezolano en la jornada inaugural, Paraguay buscó realizar una presión media/adelanta que al final no tuvo demasiada relevancia ya que su adversario normalmente jugó directo en iniciación y con el balón de una manera general, algo que volvió a generar pocas dificultades para el equipo Guaraní entre los problemas que tuvo el portero Wuilker Faríñez con el balón en los pies muchas veces no permitiendo que sus compañeros competiesen en duelos aéreos a la hora de jugar en largo y el poco impacto del delantero Sergio Córdova al momento de bajar esos balones por arriba. Aunque, especialmente a partir de las pérdidas paraguayas, en la segunda mitad Venezuela pudo jugar en campo contrario y una vez ahí acabó ingeniándose ocasiones con la ayuda de jugadas a balón parado como, sin ir más lejos, se ha visto en la acción que resultó en el penalti para el 1-1 ya en los descuentos contra la desatenta y blanda defensa del área por parte de los comandados de Berizzo en las jugadas de estrategia.

En un duelo sin grandes actuaciones individuales de destaque en el conjunto paraguayo, cuatro jugadores han tenido un rol de mayor importancia para el funcionamiento colectivo (los dos laterales y los dos extremos) con uno de ellos logrando mayor impacto en el marcador definitivo del partido, lo que nos hace quedarnos con las prestaciones de Alberto Espínola, responsable por la asistencia en profundidad para el único gol de la noche en Venezuela, como el nombre más destacado. El experimentado lateral derecho de Cerro Porteño encontró problemas defensivos en especial porque se trata de una pieza bastante desordenada y con exceso de agresividad en campo propio como se ha visto siendo superado en algunas ocasiones y también estando mal al momento de defender el segundo palo como se ha visto en la jugada que resultó en el penalti para el 1-1, pero su aportación ofensiva ha sido clave para que los paraguayos generasen ataques además de que luego tuvo un impacto decisivo en el resultado final.

PERU – JEFFERSON FARFÁN

Contra um adversário que dominou a posse de bola em Lima, o Peru comandado por Ricardo Gareca iniciou o jogo disposto em 4-1-4-1. O conjunto mandante variou a sua linha defensiva entre média e alta com Jefferson Farfán sendo o homem mais adiantado variando pressões aos centrais brasileiros ou cortando a linha de passe de Casemiro. Nos 45 minutos iniciais, o Peru acabou por ter dificuldades em fase defensiva em especial nas costas do seu trio de médios (onde havia Philippe Coutinho e Neymar) e nas costas do lateral Miguel Trauco que, inclusive, perdeu em situações de 1vs1 com o extremo brasileiro Richarlison.

Na volta do intervalo, Ricardo Gareca dispôs o Peru em 4-2-3-1 e adiantou, o inicialmente interior, Yoshimar Yotún, o que permitiu que a equipe criasse mais dificuldades à primeira fase de construção brasileira ao deixar Farfán no combate aos centrais e Yotún alternando pressionar o outro central e fechar a linha de passe para Casemiro. A mudança por parte de Gareca também possibilitou um encaixe natural dos médios Renato Tapia e Pedro Aquino em Neymar e Philippe Coutinho, respectivamente. A exceção ficou por parte do extremo André Carrillo que se dividia no encaixe em Douglas Luiz e auxiliar Luis Advíncula no combate a Renan Lodi/Alex Telles. Importante destacar que nos 45 minutos finais, o Peru acabou por sofrer mais em situações de transição defensiva do que em fase defensiva.

Em fase ofensiva, o Peru buscou acionar Jefferson Farfán em jogo direto partindo do goleiro Pedro Gallese ou de sua linha defensiva. Já que o avançado não obteve vitórias em todos os duelos pelo alto, o Peru batalhava pela segunda bola e quando vencia, de forma geral, buscava criar suas chances acionando as rápidas ultrapassagens de seus laterais. Também é possível destacar a mobilidade e a capacidade do extremo André Carrillo dando continuidade às jogadas peruanas e tentando puxar as transições da equipe. A nível de detalhe, pode-se acrescentar que após fazer o 2-1 com Renato Tapia o Peru não deu nenhum remate ao gol defendido por Wéverton.

Também há de se destacar a origem dos dois gols peruanos. O 1-0 marcado por André Carrillo se inicia de uma transição ofensiva após recuperação de Renato Tapia em duelo com Roberto Firmino, já o 2-1 marcado pelo próprio Tapia nasce de uma sequência de três arremessos laterais no campo de ataque após bola longa do goleiro Pedro Gallese para o extremo Christofer Gonzáles.

A nível individual pode-se citar Jefferson Farfán que atuou na referência do ataque do Peru. Farfán foi alvo do jogo direto de sua Seleção (mesmo que nem sempre obtendo vitórias pelo alto) e das bolas longas em situações de transição ofensiva. O atacante somou bons apoios e recepções (como no 1-0 marcado por Carrillo e no passe para remate de Christofer Gonzáles), mas em todo o primeiro tempo se desdobrou em demasiado contra a dupla de centrais brasileiros e Casemiro.

Também é justo mencionar André Carrillo tentando puxar transições e dar continuidade aos ataques peruanos e o trabalho de Yoshimar Yotún em pressões e vigilâncias sem bola no segundo tempo.

BOLIVIA – MARCELO MARTINS MORENO

Jugando de local y contando con la altura como factor a favor, la selección dirigida por César Farías realizó una actuación mucho más convincente que en el estreno contra Brasil, aunque volvieron a quedarse a cero en lo que a puntos se refiere.

Buscando salidas elaboradas desde atrás y avanzando mediante las proyecciones de los laterales mientras los extremos fijaban en zonas intermedias. Establecidos en campo rival, contaron con una buena versión de Raúl Castro asociativamente y dirigiendo, mientras las intenciones eran de empujar por fuera cargando el segundo palo en los centros laterales.

Con el paso de los minutos perdieron frescura y dejaron de ser un equipo corto tanto en fase ofensiva como defensiva, pasando a depender más de las individualidades, como es el caso de Rudy Cardozo, que en varias ocasiones fijó abierto en banda mientras José Manuel Sagredo quedaba como lateral bajo. La entrada de Boris Céspedes dio otro aire a los ataques posicionales del equipo, con él descendiendo para organizar siendo el primer pase, pero en general  la valoración colectiva fue de más a menos a lo largo de los noventa minutos. El gran destacado de la selección de Bolivia en el partido frente a Argentina fue Marcelo Martins Moreno, el veterano delantero que pertenece al Cruzeiro. Descendiendo para sumar en apoyo, logrando dar fluidez y giros entre líneas a los ataques de su equipo, y también representando amenaza en los centros laterales buscados por su equipo, marcando un gol de esta manera y comprendiendo bastante bien cuándo alejarse del central y engañándole.

VENEZUELA – CRISTIÁN CASSÉRES JR.

José Peseiro, a diferencia con el partido ante Colombia, acercaría el bloque defensivo a la portería de Wuilker Faríñez y añadiría un hombre en el medio (Cristian Cásseres Jr) con la intención de proteger a Tomás Rincón (reducir su recorrido en los anticipos, coberturas y/o presiones) y de apoyar a través de los interiores (Cásseres y Yangel Herrera) a los laterales (Roberto Rosales y Rolf Feltscher), debido los problemas en la marca de los extremos (Paraguay lograría avanzar en esa zona).

Venezuela solucionaría los problemas de distancia del bloque defensivo a partir de posicionarse en su propio campo de manera compacta (Sergio Córdova haría un enorme sacrificio en la marca mixta entre al hombre y en zona para cubrir a Cubas, Alonso y Gómez junto a Yangel Herrera); pero tendrían detalles en fase ofensiva, debido a que les costaría avanzar y/o mantener un control por la presión intensa de Paraguay.

La intención con el balón sería ganar metros a partir de la verticalidad de los extremos (Darwin Machis y Rómulo Otero), quienes sacarían algunas faltas, pero tendrían ciertos problemas de agilidad-creatividad, en parte por la inferioridad numérica en varias acciones.

Además, tras el envío directo desde la salida de balón (por el poco ritmo e imaginación en la primera línea de construcción) y el pivoteo de Sergio Córdova, buscarían presionar con los interiores el segundo balón y/o también pasar hacia atrás para buscar tener un poco de control en la circulación al mover de lado a lado (aunque conseguirían pocas ventajas en los últimos metros; sin embargo Otero en el 2T ofrecería más pausa y atracción para liberar espacios).

El volante venezolano de 20 años sería prácticamente la marca fija de Gastón Giménez, anulando de manera continua su recepción a través de un marcaje en zona y/o al hombre. Ahora bien, se posicionaría en un doble pivote (4-4-2) junto a Tomás Rincón, cuando Yangel Herrera elevaba su posición, con la intención de proteger la espalda del capitán de Venezuela, o como interior izquierdo (4-5-1), dependiendo del contexto. También sería importante en las coberturas a espaldas de Roberto Rosales a partir de su despliegue físico y su posicionamiento corporal para incomodar-cortar.

En fase ofensiva, no ofrecería tantas soluciones; pero su rol se basaría en presionar el segundo balón, lanzar diagonales a espaldas de algún futbolista de la línea defensiva rival e intentar ofrecer cierta pausa a la circulación para activar por fuera al extremo (Rómulo Otero o Darwin Machís) o al lateral (Roberto Rosales) o retroceder para reiniciar la jugada, ya sea con Tomás Rincón o con Wilker Ángel.

EQUADOR – MOISÉS CAICEDO

Em partida bem mais animadora, o Equador de Gustavo Alfaro mostrou-se muito mais participativo em ações ofensivas contra o Uruguai, na segunda rodada, do que contra a Argentina. Ainda sem conseguir encontrar muitos espaços por zonas mais centrais, a equipe em início de trabalho foca em transições rápidas para isso. A partir de Caicedo, Preciado, Estupiñan, Valencia, Mena e Estrada foi por onde mais agrediu o adversário, oferecendo velocidade e força física para vencer duelos.

Assim sendo, destaca-se essencialmente a jóia Moisés Caicedo (2001) e o experiente Ángel Mena (1988) como armas fundamentais na construção e conclusão equatoriana.

O camisa 23 demonstrou em mais uma atuação alta maturidade para tomada de decisões e visão de jogo para criar situações de vantagem em transição, tendo participado efetivamente com 66% de acertos em bolas longas, 3 passes decisivos e 1 grande chance criada. Atuando na base da jogada ao lado de Gruezo permitiu facilitar a saída de bola em dados momentos e foi responsável por direcionar os ataques de La Tri. Ademais, sem a bola, foi peça importante para impedir uma saída limpa da equipe de Óscar Tabarez. Marcando em 4-4-2/4-1-3-2, Caicedo era responsável por subir a pressão centralizado e encaixar em Bentancur, tirando espaço do volante criativo adversário. Assim como sob o comando de Miguel Ángel Ramírez no Independiente Del Valle, Moises Caicedo se posiciona como um autentico todocampista, participativo desde o primeiro passe e lançamentos a conclusão de jogadas em transição.

Se Caicedo foi destaque por lançamentos e criar situações de superioridade em transição, Mena foi, em amplitude, responsável por se aproveitar dessas situações. Com 6 passes decisivos e 3 grandes chances criadas, o camisa 15 abriu espaço e oportunidades para os 4 gols.

URUGUAY – MAXIMILIANO GÓMEZ

El conjunto dirigido por Óscar Washington Tábarez mostró una forma de encarar el encuentro ante Ecuador diferente a la vista ante Chile en el primer partido, y en este caso, muy negativa. Volviendo al clásico 4-4-2, la celeste expresó muchísimas dificultades para avanzar con el balón y tener una circulación fluida, sin mecanismos para avanzar por fuera pero tampoco por dentro. El doble pivote compuesto por Valverde y Bentancur ofrecía poco a nivel de desmarque para favorecer la progresión a campo rival; casi siempre en paralelo con los laterales altos para ser activados en profundidad pero sin Uruguay saber cómo hacerlo. Entonces esta salida en cuadrado y tan estática favoreció en todo sentido la presión de Ecuador con su doble pivote Gruezo-Caicedo para saltar en persecución y provocar que los volantes uruguayos recibieran de espaldas.

Además, en sus fases sin balón Uruguay sufrió muchísimo a la hora de controlar la profundidad cuando desde el 4-4-2 en bloque medio se adelantaba para presionar alto pero en 4-rombo-2 con Bentancur en la mediapunta, los externos cerrados y Valverde como mediocentro. Los laterales siempre eran invitados a saltar muy alto, y sobre todo Matías Viña, lo pasó bastante mal a la hora de controlar su espalda, quedando un Diego Godín que se vio totalmente superado para realizar coberturas a campo abierto.

Como destacado individual dentro de un Uruguay pobre en muchas aristas, podemos hablar de Maxi Gómez. El delantero perteneciente al Valencia fue un contraste físico muy evidente en relación a Luis Suárez, mostrando una notable potencia para llegar al punto de caída del juego directo o hacerse fuerte en los duelos por alto, pero también saliendo lejos en apoyo sobre las dos bandas para ofrecer soluciones en ataque organizado y conectar con el último tercio, con 15 pases completados (75% de acierto) y 6 de 11 duelos ganados, aunque no haya contado con remates a portería producto de lo poco que su selección le pudo ofrecer.

ARGENTINA – LIONEL MESSI

Pese a un primer tiempo donde al combinado argentino le costó aclimatarse a las condiciones climáticas, al contexto y a su propio juego, uno que se veía modificado y adaptado inconscientemente, y faltaron muchas rutas sobre las que avanzar, mecanismos para complicar los saltos de los medios rivales y, se tuvo problemas para bajar las pulsaciones del juego y frenar las embestidas bolivianas, Argentina terminó yéndose de la Paz con unas sensaciones más que positivas, tras unos 45’ finales de un valor enorme. Siendo capaces de controlar mejor el ritmo del partido, inyectarle dosis de pausa al partido sin perder en ningún momento amenaza al espacio, el 433 de Scaloni, que variaba a 442 en fase defensiva con de Paul haciendo la banda por derecha, volvió a dejar la sensación que dicho dibujo es el más idóneo para las piezas que dispone el actual técnico de la albiceleste. Con Palacios escudando a Paredes, un gran Tagliafico repitiendo esfuerzos, y el impacto del Tucu desde el banquillo, todo ello sustentado por un gran Martínez Quarta anticipando y siendo vencedor de balones frontales, Argentina se llevó 3 puntos valiosísimos de tierras bolivianas.

Si bien en el primer tiempo, -como la actuación general-, el partido de Leo Messi no estaba siendo nada del otro mundo, tras salir de los vestuarios esa actuación se convirtió en una exhibición de juego ante la adversidad. Conduciendo, encontrando compañeros y dejándoles en situaciones de mano a mano y, en general, ofreciéndole salidas constantes al contragolpe a los suyos, Messi terminó completando una segunda parte emocionante a 3.700 metros de altura. Unido con la causa, y más vivo que nunca.

COLOMBIA – JAMES RODRÍGUEZ

La selección de Carlos Queiroz no tendría las mismas libertades que tuvieron en el partido ante Venezuela, ya que el bloque de Chile no se dejaría atraer con facilidad y a partir de ahí la circulación de lado a lado tendría problemas para conseguir ventajas en los últimos metros, sobre todo a James Rodríguez entre líneas.

Pero, en el primer tiempo, cuando más sufrirían sería luego de la salida por lesión de Stefan Medina, quien le estaba ofreciendo salida y soluciones al colectivo a partir de su pausa y pase para darle sentido al triángulo en derecha con Cuadrado y James, y también lectura para anticipar (así llegaría el 0-1 tras una anticipación sobre Vegas).

El desplazo de Steven Alzate como interior izquierdo (como también luego la salida de Wilmar Barrios para posicionar a Jefferson Lerma como mediocentro posicional) le daría sentido a la circulación de Colombia, que después de la salida de Stefan Medina perdería un pase vertical en la salida. El futbolista del Brighton conseguiría acumular a través de pases cortos para atraer poco a poco al bloque chileno y así activar en espacio-tiempo a James Rodríguez, quien lograría generar ventajas en los últimos metros, sobre todo hacia Cuadrado y Mojica.

Ahora bien, el bloque defensivo demostraría –de cierta manera– orden para combatir a Chile, pero tendrían problemas en dos aspectos: el primero sería la poca capacidad para imponerse a los segundos balones tras el juego directo chileno (a partir de aquí, Alexis Sánchez haría bastante daño) y el segundo la apertura hacia la banda izquierda colombiana, ya que el retroceso de Luis Muriel no sería inteligente y a Mojica le costaría, en ocasiones, ganar duelos defensivos (1v1), evidenciándose en el 2-1, ya que Pinares e Isla se activarían a espaldas de ambos futbolistas de la Atalanta para profundizar y centrar; el detalle sería en que no estaría Stefan Medina para cerrar la acción desde el lado débil, sino Cuadrado, quien fallaría ante Alexis.

En el segundo tiempo, el bloque de Colombia sería un poco más agresivo tanto en las acciones divididas como también en la altura del bloque, ya que buscaría incomodar la salida del conjunto chileno, llegándolo a conseguir en parte porque la selección dirigida por Rueda bajaría las líneas y perdería el control del esférico, a pesar de que estaban consiguiendo hacer daño en ambas bandas, sobre todo con Alexis Sánchez vs. Cuadrado.

El volante ofensivo de 29 años realizaría un partido bastante maduro, en donde, en el primer tiempo, tendría problemas para activarse en ataque posicional (entre líneas), así que tendría que desplazarse hacia la base de la jugada para juntarse con Cuadrado y Stefan Medina, o hacia el otro costado con Muriel; sin embargo, luego de la salida del lateral colombiano por lesión, le costaría entrar en la dinámica hasta la segunda mitad que conseguiría a partir de Alzate ese socio que le permitiría generar ventajas a través de su pase.

En el segundo tiempo el recorrido de James sería más hacia la base de la jugada para encargarse o apoyar en la gestación y también se inclinaría más hacia adentro en búsqueda de encontrarse con Alzate. Esto le permitiría mover el bloque chileno de lado a lado al activar de manera constante la amplitud de los laterales (Mojica y Cuadrado). No se precipitaría al filtrar balones, sino que se concentraría en generar ventajas en los últimos metros.

CHILE – ALEXIS SÁNCHEZ

Chile, a diferencia del estreno, plantó desde el comienzo una iniciativa en cuanto al juego. La salida desde los centrales: Por izquierda perdieron el primer intento y terminó en gol colombiano (Paulo Diaz y Sebastián Vegas), y cada vez que se pensó salir por ese costado no resultaron progresiones claras. A medida del desarrollo, esa banda fue muriendo hasta quedar absolutamente seca. Por derecha desde el buen pie de Francisco Sierralta y la técnica del experimentado Mauricio Isla se evidenciaron recursos para salir y avanzar. Permutas entre trazos largos, a pesar de la poca altura de los delanteros chilenos, y un puñado de combinaciones con el lateral ascendiendo. El tema grave es que no tuvo mecanismos ni circuitos para potenciar las posesiones. Un mediocampo, nominalmente dividido en tres alturas, resultó quebrado y desconectado, además del nivel individual para crear u organizar juego. Arturo Vidal más enfocado en el roce con los rivales, Claudio Baeza temeroso y poco presente en hacerse con la bola y Charles Aránguiz acumulando muchas pérdidas que impidieron a Chile hilvanar un ataque posicional de calidad.

Al final, todo recaía en los pies de Alexis Sánchez para conseguir un adelantamiento y raspar alguna posibilidad de amenaza. En la segunda parte, Chile pierde totalmente la posesión y fue dando pasos atrás que le encerraban cada segundo más en la portería del joven portero Brayan Cortés que, a pesar de nunca ver minutos en torneos oficiales como absoluto, dejó una grata impresión por su concentración permanente con la zaga, colocación y patada larga para salir. Rueda decide sacar a Edu Vargas, de paupérrimo rendimiento, por Nicolas Diaz y protegerse a cuchillo y diente dentro del área hasta que cae el empate final de Falcao sobre la hora.

Alexis Sánchez ha sido el receptor, creador, conductor, amenaza ante Colombia. En el inicio se emparejó con Medina y el colombiano le limitó espacio, tiempo y recursos. Aún así, Alexis se despegó y exhibió el abanico de ideas para sacar oro de las piedras dejando pases que pudieron ser mejor aprovechados. Luego se enfrenta a Cuadrado en el duelo individual y en ese escenario jugó con mucha más libertad para ser un pasador. El tema es que nadie estuvo a la altura de su nivel y muchas jugadas se perdían en el intento por este motivo. Destacable su intención permanente de ayudar al equipo defensivamente cuando no tenían el balón; presionando arriba o replegando con intensidad. Para sellar su partidazo, dejó un golazo que permitió a Chile adelantarse cuando no estaban jugando bien.

Higor Santos Ver todo

Higor Santos es un joven brasileño analista y scout de fútbol internacional que trabaja como freelancer. Apasionado por fútbol francés y belga, sigue semanalmente diferentes ligas por el mundo con enfoque especial para Sudámerica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: