Saltar al contenido

ANÁLISIS DE LA JORNADA (#2) – UEFA CHAMPIONS LEAGUE 20-21

Con la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions League disputada, nosotros de Mundial Scouting elaboramos un informe con valoraciones colectivas y apuntes individuales de actuaciones destacadas en cada uno de los equipos que participaron en esta fecha.

ATLÉTICO MADRID – JOÃO FÉLIX

El Cholo Simeone armaría un 4-3-2-1 en fase ofensiva con Marcos Llorente y Koke de interiores, buscando crear sinergias en ambos costados a partir de triangulaciones entre el interior, el mediapunta y el lateral, siendo fundamental la circulación de lado a lado del mediocentro (Héctor Herrera) y los apoyos de espalda del delantero (Luis Suárez). Y también el pase de Savić desde el fondo. Así el Atlético conseguiría ventajas al atraer piezas por fuera para generar espacios por dentro, y viceversa, consiguiendo situaciones de 1v1 en la banda.

En derecha, Trippier no sería tan importante al instante de construir y/o profundizar (más allá de su pase para activar a Marcos Llorente), sino que se basarían más en el intercambio de alturas entre Ángel Correa y Marcos Llorente, con el objetivo de que el primero lanzase al espacio o se combinase en corto con João Félix, y el segundo atacase al espacio, ya sea con balón (conducción), pero sobre todo sin él.

Mientras que, en izquierda, fluiría más el triángulo a partir de intercambios posicionales, siendo fundamental la capacidad de Lodi para activar a João Félix, quien atacaría espacios a espaldas de Mohamed Camara y de Rasmus Kristensen, y también la zona de André Ramalho. El portugués se convertiría en la figura del conjunto español por su inteligencia para reconocer hacia dónde desplazarse y por su sensibilidad técnica para imponerse en espacios reducidos.

Ahora bien, en fase defensiva se posicionarían en un 4-4-2, con Marcos Llorente de doble pivote con Héctor Herrera, y Koke y Corre en los costados. Y tendrían problemas para cubrir ciertos espacios, sobre todo por dentro y en el lado débil, debido a fallas de altura al lanzar presiones por fuera y al bascular cuando el rival movía el balón de banda a banda.

RED BULL SALZBURG – MOHAMED CAMARA

El conjunto de Jesse Marsch demostraría su intensidad y su verticalidad en fase ofensiva para incomodar al Atlético Madrid de visitante, pero presentaría problemas para profundizar en los últimos metros, debido a un buen repliegue contrario (donde conseguirían cortar algunos avances del Salzburg), a pesar de la buena capacidad para encontrar espacios para avanzar, ya sea atacando a espaldas del medio contrario –al atraer– y también moviendo de banda a banda para activar el lado débil (como en la acción del segundo gol).

Mohamed Camara se convertiría en un futbolista importante debido a su búsqueda por conectar en corto, ya sea para darle fluidez a la circulación como para romper líneas, consiguiendo compañeros en ventajas que le permitían al colectivo avanzar con comodidad. Además, sería una pieza fundamental para lanzar presiones altas y así recuperar, ofreciendo un buen timing en la dividida y también un gran despliegue.

A partir del bloque alto, el Salzburg conseguiría incomodar en ciertos instantes al Atlético para provocar el error o recuperar; sin embargo, la configuración de la presión tendría problemas para cubrir el lado débil, dejando un espacio a los lados del mediocentro y a espaldas del volante de afuera. Esto ocurría sobre todo al lanzar acosos hacia el costado o también ante los reinicios de ataque contrario.

Así que el lado débil sería un problema para el Salzburg, porque el Atlético tendría espacios para avanzar por dentro y por fuera; además, también habría algunos fallos en la coordinación defensiva, debido a que las piezas del doble pivote tendrían que salir a cubrir ciertas zonas y el rival podría activar hombres libres a espaldas del medio del conjunto de Marsch.

ALEXANDER SCHOLZ (MIDTJYLLAND) VS LIVERPOOL

El Midtjylland dirigido por Brian Priske mostró todas sus credenciales en uno de los templos del fútbol europeo, ésas que le había convertido en campeón danés pocos meses antes. Partiendo de un 4411, presionando zonalmente y siendo capaces de adueñarse de la posesión de manera puntual, encontraron en Alexander Scholz un bastión sobre el que aferrarse en todo momento.

El experimentado defensa de 28 años acabó completando la que muy posiblemente es la actuación más completa de toda su carrera deportiva. La edición en vídeo habla por él. Ya no sólo mantuvo su gran nivel medio en campeonato local, sino que incluso lo multiplicó. En salida, su conducción y vista es oro para los de Priske, pero es que defensivamente completó un partido impoluto en su área y fuera de ella. Como tótem se erigió por encima de cualquier ley, y en el día más exigente, canalizó ese nerviosismo hacia una auto confianza superlativa.

TRENT ALEXANDER-ARNOLD (LIVERPOOL) VS MIDTJYLLAND

La del martes fue una de esas noches en las que Trent demostró por qué se trata de uno de los mejores futbolistas de la actualidad. Ante la falta de soluciones colectivas para superar un bloque rival muy acompasado en sus comportamientos, su autosuficiencia fue una fuente de ventajas constantes para los de Klopp.

El Liverpool, que salió en 4231 con Henderson abriéndose en salida para encontrar una superioridad de 3v2 contra la pareja de puntas rival, pudo progresar con cierta facilidad hasta campo rival, pero una vez ahí los caminos se nublaron y a los Reds les constó progresar. Los ojos de Trent, unos que todo lo ven, y sus pies, que alcanzan todo lo que su vista percibe, acabaron marcándose una exhibición gestando secuencias de pase, acelerándolas, ofreciendo soluciones a distintas alturas y carriles. Además, en instancias finales tuvo una gran dulzura para superar mares de pierna y amenazar la meta del Midtjylland.

EDIN VISCA (ISTANBUL BASAKSEHIR) VS PARIS SG

En un Basaksehir que, partiendo del 4-3-3, mostró bastante flexibilidad en el momento de rotar posiciones, mover la pelota de lado a lado y, en general, sentirse cómodo en el juego, pese a las concesiones rivales, la presencia de Edin Visca en el ataque fue una fuente de plusvalías futbolísticas para los suyos.

En un rol muy de enganche, saliéndose de su sector y acompañando a lo largo y ancho del campo, agitó, juntó en conducción para encontrar compañeros libres, y en general tuvo un puntito de finura y lucidez elevadísimo en sus toques, ganándole la partida a Florenzi cuando éste estuvo sobre el verde, y a Thilo Kehrer minutos después. Pese a no poder encontrar el gol ni individual ni colectivo, su actuación no pasó desapercibida.

MOISE KEAN (PARIS SG) VS ISTANBUL BASAKSEHIR

El Paris acabó venciendo en tierras turcas, pero la realidad es que su actuación fue realmente mediocre. En un primer tiempo que no supo controlar en ningún momento, donde se adentró en un escenario de transiciones caóticas constante, la pachorra de sus 4 delanteros en el momento de volver fue exagerada, por lo que el equipo prácticamente defendía con 6 jugadores más el portero (4 defensas y doble pivote).

Pese al pobre trabajo colectivo, Moise Kean pudo anotar 2 goles, el primero de ellos tras un saque de esquina en el que le marcan mal (no tiene par directamente) y puede rematar dentro el área. El segundo, cuando el partido ya estaba más roto y el Paris encontraba salidas continuas. En una de ellas, anotó el 0-2 definitivo.

Pese a no tener un volumen de participación altísimo en apoyos, descensos o descargas, sí cabe destacar lo bien que ha entrado en dinámica parisina.

SEVILLA – JOAN JORDAN

El equipo dirigido por Julien Lopetegui dominaría el partido debido a la poca capacidad del rival para incomodar-recuperar en bloque alto; así que instalarían la circulación en campo contrario, en donde sufrirían al buscar romper líneas por dentro, pero conseguirían espacios por fuera.

Rennes tendría un problema al marcar en las bandas, porque la marca sería al hombre y los extremos del Sevilla podían arrastrar a los laterales rivales para generar un espacio y así liberarle un espacio a Acuña y Navas. Aunque también Munir y Ocampos lograban recibir en espacio-tiempo al atacar la espalda de la defensa rival o fijando en el lado débil. Siendo fundamental los envíos largos (lanzamiento desde el mismo costado o cambiando de orientación) de Diego Carlos (quien activaría a Acuña en la acción del gol), Jules Koundé y Oliver Torres.

Acuña sería una de las piezas más importantes en el Sevilla, debido a su apoyo en la salida de balón, su intensidad para imponerse a acciones divididas (en algunas acciones lograría anticipar por lectura) y su capacidad para proyectarse, sobre todo apareciendo desde atrás, con el objetivo de profundizar, ya sea arrastrando, combinándose o lanzando al área (no sería tan preciso, aunque lograría asistir en la acción del gol). También Joan Jordan sería un futbolista clave en el conjunto de Lopetegui para activarse en distintas zonas para ofrecer sentido a la circulación, consiguiendo estirar el bloque contrario o encontrando a algún compañero en ventaja para así verticalizar.

Ahora bien, Lopetegui diseñaría distintas presiones para anular al Rennes. Ante el saque de arco, quienes irían a los centrales (Da Silva, Rugani y Aguerd) serían los extremos (Munir y Ocampos); mientras que en reinicio de ataque o inicio tras finalización de la acción ofensiva, Oliver Torres y/o Luuk De Jong saltarían hacia los zagueros.

Si Oliver Torres saltaba hacia un zaguero, Joan Jordan estaba encima del mediocentro (Jonas Martin), pero si Oliver Torres se mantenía con Jonas Martin, Joan Jordan tapaba a los interiores (Benjamin Bourigeaud y Clement Grenier) junto a Fernando Reges; mientras que Ocampos y Munir tenían una posición más por dentro, entre lateral y extremo para apoyar a Luuk De Jong, y así lanzar presiones intensas. La línea defensiva achicaba a la mitad del campo para incomodar en reducido.

A partir de ese posicionamiento, el Sevilla lograría incomodar al Rennes y los obligaría a lanzar para arriesgar en el juego directo. El conjunto francés no conseguiría un control del esférico en campo rival; así que las pocas ocasiones de gol del rival serían tras pérdida de balón del equipo de Lopetegui.

RENNES – ALFRED GOMIS

El conjunto de Julien Stéphan sufriría ante el Sevilla, porque no conseguiría mantener el control del esférico ante el gran trabajo de la presión del Sevilla, que incomodaría la circulación del equipo francés en su propio campo, obligándolos a arriesgar en el juego directo, donde perderían en varias ocasiones.

Sin embargo, en algunas situaciones, lograrían avanzar algunos metros debido al trabajo de Sehrou Guirassy de espaldas, con el objetivo de atraer la atención de alguna pieza del medio del Sevilla y así liberar a algún interior. O también ante un envío directo. A partir de sus movimientos, conseguiría generar apoyos, pero no serían tan constante por el bloque contrario.

La mayoría de acciones en donde el Rennes se instalaría cerca de la portería contraria, sería tras pérdida rival (salida de balón o en campo del Rennes), en donde Jérémy Doku demostraría cierta inteligencia para entender cuándo pausar para no lanzar al área (sin hombres) y combinar hacia adentro en búsqueda de espacios para profundizar (buscando sobre todo el lado débil), pero les costaría finalizar (lenta circulación y rápido repliegue del adversario).

En fase defensiva tendrían problemas para recuperar al presionar en ciertos instantes en alto, así que instalarían un bloque bajo, que, a pesar de que podía arrastrar a veces a los interiores por el intercambio de zonas entre Joan Jordan, Oliver Torres y Fernando Reges, conseguiría tapar líneas en el pasillo de adentro.

Pero sufrirían al marcar por fuera, ya que Brandon Soppy y Hamari Traore podían generar espacios, ya sea cubriendo el lado débil, protegiendo su espalda en el lado fuerte o dejándose arrastrar por los extremos rivales. Y así el Sevilla lograría instalarse en campo contrario para intentar profundizar, pero lograrían controlar, excepto en la acción del gol, en donde tanto Marcos Acuña (centro) como Luuk De Jong (remate) tendrían cierta ventaja.

Y en parte lograrían controlar por la actuación de Alfred Gomis, quien llegaría a realizar ocho paradas, según Wyscout, demostrando un gran posicionamiento táctico para anticipar envíos al área y achicando a partir de su posicionamiento corporal para limitar el radio de acción rival. Sin embargo, demostraría ciertos detalles a trabajar al desviar y/o despejar (timing al salir de su zona y conductas corporales), y también en su juego con los pies, ya que no ofrecería tantas soluciones.

HAKIM ZIYECH (CHELSEA) VS. KRASNODAR:

Frank Lampard retomó un dibujo táctico que había sacado bastante a escena la temporada pasada, como es en este caso el 4-3-3 con dos interiores como Kai Havertz y Mateo Kovacic, y dos jugadores por banda como Callum Hudson-Odoi y Hakim Ziyech, con la idea de progresar a través de la formación de triángulos exteriores con comportamientos bastante funcional de los involucrados ocupando siempre diferentes alturas y carriles.

Sin embargo, el desarrollo fue otro distinto al esperado. El Chelsea no generaba ventajas desde su primera línea de construcción con sus centrales, y el mediocampo no estaba organizado (más allá de alguna lateralización muy íntima de Kovacic por izquierda) para desarmar la jaula armada por el Krasnodar para evitar que los de Lampard encontraran pases en carril central con ventaja a su segundo escalón, obligándolos a circular demasiado tiempo en “U” y forzando pérdidas que no agarraban al equipo preparado para defenderlas.

En este marco, la calidad individual del marroquí ex Ajax fue fundamental para acercar al Chelsea el gol cuando por sistema parecía estar lejos de estarlo. Y así como él, fue importante la labor de Azpilicueta abriendo una línea de pase abajo y encontrándolo continuamente en carril interno, entre DFC-LAT para luego desdoblar y profundizar por fuera.

Ziyech mostró lo que más capaz es de crear con su zurda de artista; pases profundos de visión y precisión categórica, cambios de orientación al lado contrario para agilizar la circulación y desmarques al área o frontal para crearse situaciones de remate.

DANIIL UTKIN (KRASNODAR) VS. CHELSEA:

El mediapunta ruso de 21 años fue quizás lo más positivo que dejó el Krasnodar a nivel individual. Su labor dentro de ese plan específico para cortar las líneas de pase a Jorginho y obligar al Chelsea a sumar muchos pases entre sus centrales fue sideral, pero también en términos ofensivos para dejar recepciones entre líneas de buena calidad para poner en ventaja a sus compañeros, demostrando que no le cuesta soltarla y tampoco retiene más de la cuenta, aunque a veces la precisión del pase sea mejorable.

Luego fue un jugador también predispuesto a instalar su equipo arriba a través del juego directo, aunque ante centrales como Zouma y Rudiger, por aire, siempre tuvo las de perder. Sus conducciones también lograron ser de provecho, aunque su técnica aquí no pareció ser nada pulcra y luego al momento de perfilarse para el remate se tomaba mucho tiempo en acomodar el cuerpo.

VALERIY BONDAR (SHAKHTAR DONETSK) VS. INTER:

En un partido donde el Inter de Antonio Conte fue absolutamente dominador desde una óptica táctica y general, haciendo méritos absolutos para llevarse una victoria de Ucrania, el central Valeriy Bondar fue una de las explicaciones por las cuales el Shakhtar consiguió mantener su arco en cero pese a la evidente inferioridad.

Pese a las frias sensaciones que dejaba al momento de afrontar la presión alta del equipo italiano, mostrando poca capacidad de conectar con alejados o filtrar a intermedios, su actuación en términos defensivos fue de lo más destacado.

Bondar no posee una gran estatura y en algunos duelos aéreos a los que fue exigido ante Romelu Lukaku o Lautaro Martínez perdió, pero en muchas otras situaciones logró compensar esto con una buena lectura, timing y agresividad. Fue así que llegó a intervenir sobre el balón antes que los delanteros y sumar la cantidad de 7 despejes. Pero al mismo tiempo paliar los grandes problemas que tenía su equipo para defender la profundidad en su línea adelantada (sin presión sobre el balón arriba) con su velocidad e inteligente perfilación.

NICOLO BARELLA (INTER) VS. SHAKHTAR DONETSK

Barella continua demostrando que más pronto que tarde, esto a visión personal, acabará convirtiéndose en uno de los mejores centrocampistas italianos del tiempo reciente. Dentro del engrasado sistema de Antonio Conte y sus diferentes automatismos para progresar o llegar con ventaja al último tercio a través de las superioridades generadas en banda y el juego exterior, Barella demuestra que puede abarcar diferentes roles y esto lo hacen una pieza importante para que todo tome forma.

Esta vez como interior derecho y variando su zona de acción dependiendo de la altura del balón en la construcción ofensiva, quedando bajo y escorado cuando D’Ambrosio ganaba altura, Brozovic quedaba como central externo y Achraf abierto (o alternando con D’Ambrosio), fue clave para dar continuidad ofensiva, sumar pases, tomar decisiones simples pero que siempre tenían como propósito hacer progresar al Inter.

Y no solo desde su capacidad para apoyar o lanzar, sino también desde su intensidad y movilidad sin balón bien comprendida para trazar desmarques sobre los intervalos de la línea defensiva que quedaban agrandados.

ANTONY (AJAX) VS ATALANTA

El partido del conjunto ajaxied en Bérgamo fue realmente positivo y tuvo tramos en los que dominó al cuadro de Gasperini, incluso poniéndose 0-2. Ante los encajes individuales de la Atalanta, ten Hag realizó un movimiento extraño pero con mucho sentido táctico. Colocó en salida a sus centrales como pivotes, a sus laterales como centrales (en la misma línea que Onana), a sus pivotes como enganches y, sobre todo, a sus extremos, Neres y Santos, ambos con una capacidad para desbordar en 1v1 tremenda, en última línea y pinchados en banda. Con esto, buscó poblar carril central porque, ante marcas al hombre, despoblaría los costados y la línea de pase lateral muy bajo-extremo en amplitud muy alto se daría, superaría varías líneas de golpe y dejaría a sus hombres con más desequilibrio en una situación favorable para desbordar.

En este contexto, Antony Santos destacó sobre el resto. Incluso jugando en izquierda, tiene esa chispa que le permite desbordar con muchísima facilidad, romper ese encaje y desestructurar la presión de la Atalanta. Estuvo muy incisivo durante el partido y demostrando que la Champions no se le queda pequeña.

DUVÁN ZAPATA (ATALANTA) VS AJAX

El elenco bergamasco sufrió para sacar un punto en su propio campo ante el Ajax. Los de Gian Piero Gasperini se encontraron un rival con una presión parecida, que buscaba restar tiempo y espacio a cada recepción y ensuciar su ataque posicional. Durante muchos tramos de la primera mitad, les costó mucho progresar debido a la agresividad con la que defendían los de ten Hag. Tan solo Ilicic, juntando a par e impar, liberando a un compañero mediante su pausa, y el Papu, consiguieron desde el pase desbordar e intentar atacar la portería de Onana.

El otro jugador que destacó sobre el resto, incluso firmando dos tantos fue Duván Zapata. El colombiano fue la bombona de oxígeno que le permitió asentarse en campo rival, profundizar, absorber acosos frontales y darle verticalidad al juego. Destrozó en casi cada jugada a un joven Schuurs, que acabó desquiciado ante la técnica individual de Duván.

YANN M’VILA (OLYMPIAKOS) VS PORTO

El partido del cuadro dirigido por Pedro Martins fue algo decepcionante. En ningún momento, pese al dominio territorial y de la pelota que tenían, tuvieron una secuencia de ocasiones peligrosas generadas por automatismos o por un plan preparado. El conjunto griego dejó mucho que desear en su ataque posicional, pues partiendo del 4-2-3-1, buscó crear triángulos en la derecha con Valbuena alternando roles y posiciones, completando en la base o en intermedias, pero con muy pocos automatismos para intentar progresar por ese lado fuerte. Todo dependía de la inventiva de Valbuena en ese costado. Asimismo, cuando se giraba al lado débil, no había ni mimbres para hacerlo ni la ocupación del espacio era la idónea para ello. Tan solo estaban Holebas y Masouras, que no pudieron acelerar en ninguna.

El hombre del partido para Martins fue M’Vila. Dio una exhibición de desplazamientos para activar lado débil y generarle la ventaja al próximo receptor, estuvo realmente bien reconociéndose como hombre libre en salida, lateraliazado o incrustrado entre centrales para generar la primera ventaja y con buen dominio del balón bajo presión.

MOUSSA MAREGA (PORTO) VS OLYMPIAKOS

El conjunto dirigido por Sergio Conceiçao, sin ser un gran equipo y dominar a su rival, consiguió los tres puntos. La fase del juego más preocupante del equipo local fue su ataque posicional. En este, se buscaba que un pivote del 4-2-3-1 lateralizase en izquierda y que Sergio Oliveira fuese completando triángulos en ambas bandas. La cuestión es que las distancias de relación eran muy grandes, la calidad de los primeros pases no siempre era la adecuada y, todo esto, obligaba a que cuando laterales altos recibieran, tuvieran que verticalizar a la ruptura dentro-fuera sin ningún tipo de ventaja previa y muy lejos entre sí.

El punto más positivo del equipo fue su delantero centro, Marega. Fue clave sobre todo en salida para asentar al equipo en campo rival, pues el Porto no tiene mecanismos muy elaborado para saltarla mediante el pase. Además, siempre era un apoyo para girar el bloque en campo rival y se ofreció con constantes rupturas al espacio para dar opciones a poseedor.

JADON SANCHO (DORTMUND) VS ZENIT

El equipo de Lucien Favre se vio obligado a afrontar un escenario de ataque organizado prácticamente constante contra un Zenit que predominantemente dibujó un bloque bajo pasivo con líneas muy estrechas, poco espacio entre las mismas, sólido en área propia y que llegaba bien a las bandas. Dentro de este contexto, uno que suele exigir mucho acierto individual en espacios reducidos para poder girar esta clase de repliegues, el Borussia Dortmund se mostró algo espeso en todo momento pese a lo arriba que jugaba y sus buenas individualidades en ataque. Dibujando un 2-4-3-1 en fase ofensiva, con los laterales abiertos y los extremos en zonas intermedias (con el matiz ocasional de Guerreiro como lateral interno mientras Sancho fijaba abierto), los de Favre buscaron progresar y encontrar al hombre libre a la espalda de la línea contraria mediante asociaciones cortas, intercambio posicional de los mediapuntas… pero acusó la falta de rupturas que permitieran estirar el bloque rival y abrir líneas de pase para filtrar, con sus futbolistas recibiendo casi siempre al pie. Al final, por su inercia ofensiva (más del 70% de posesión) y la baja capacidad de amenaza rusa en transición -salvo en el juego directo sobre Dzyuba, el BVB no sufrió defensivamente-, terminó hallando la victoria, pero sus sensaciones no fueron realmente positivas.

En este escenario, probablemente su jugador más lúcido, junto a Witsel, fue Jadon Sancho. Notable interpretación del juego para saber cuándo fijar abierto y cuándo ofrecerse en zonas interiores, búsqueda del uno contra uno -la mejor forma de atacar repliegues, pues no solo se gira al defensor, sino a toda la línea- pero sabiendo pararse para devolverla si no había opción clara, claridad e inventiva para colar pases filtrados a la espalda contraria, buenas acciones y giros en espacios reducidos, rupturas cortas para atacar la espalda de su par o el intervalo central-lateral, etcétera.

ARTEM DZYUBA (ZENIT) VS DORTMUND

El planteamiento de Semak en el campo del Dortmund, atendiendo a las virtudes-debilidades de su equipo y el notorio impacto que tendrían las ausencias de Malcom y Azmoun -principales focos de desborde y amenaza al espacio del Zenit, respectivamente-, fue bastante coherente, por contradictorio que parezca con el hecho de que terminó perdiendo sin que sus pupilos llegaran a rematar a puerta. A través de un bloque bajo pasivo en 4-1-4-1 bastante estrecho, que dejaba muy poco espacio entre líneas y que llegaba igualmente bien a las bandas, el Zenit exhibió una sólida defensa posicional en todo momento, exigiendo al BVB una dosis de enorme acierto individual en espacios reducidos para poder girarle, momentos donde compitió bien también a través de su buena defensa del área liderada por un contundente Dejan Lovren.

Pero donde cabe pararse es en su actitud tras robo: consciente de la carencia de desborde y velocidad en su XI, el Zenit buscó siempre salir primero en largo sobre Dzyuba, para que después éste, a través de su dominio en el juego de espaldas, pusiese de cara a los Wendel y cía, que solían pausar el juego para sumar pases e intentar que el bloque progresara junto para, una vez llegado a campo rival, profundizar por fuera y centrar al área con la segunda línea llegando desde atrás. Ello no obstante, pese a un fantástico Dzyuba y un buen Wendel, el Zenit notó en todo momento que carecía de autosuficiencia individual al espacio y en el uno contra uno, lo que le dificultó poder llegar al área rival, especialmente en la 2ª parte, donde la salida de Dzyuba en el descanso le dejó sin su principal vía de escape, pues su sustituto Mostovoy, extremo de formación, no logró reproducir su superioridad aérea.

Pese a que solo jugó una parte, no cabe duda de que el mejor futbolista del Zenit fue Artem Dzyuba, que volvió a dar un clínic de cómo dominar en juego directo y producir de espaldas en inferioridad: apoyos frontales o caídas a banda para ofrecerse como hombre libre, devoluciones al primer toque o aperturas al lado débil para descongestionar el juego, protección de balón para pausar el ataque y dar tiempo a sus compañeros a juntarse alrededor suya, peinadas o pases filtrados para intentar activar al elemento de ruptura, etc. Asimismo, su ausencia en la 2ª parte, como ya hemos dicho, fue un lastre insalvable para su equipo, que sin él perdió aún más capacidad de salida tras robo.

JOSHUA KIMMICH (BAYERN) VS LOKOMOTIV MOSKVA

En su visita a Moscú, Hansi Flick repitió el 4-2-3-1 utilizado vs Atlético, con Kimmich-Goretzka en el doble pivote, Tolisso en la mediapunta y Müller en derecha. Ante un Lokomotiv pasivo en su 4-3-2-1, el Bayern mostró paciencia en los primeros pases, ocupando bien el terreno de juego (amplitud constante y receptores en zonas interiores) buscando mover el balón de lado a lado y utilizando cambios de orientación para girar rápido el juego intentando abrir huecos en el bloque medio del Lokomotiv, sacando rédito de una ventaja concreta: los costados del pivote contrario, liberados por las lateralizaciones de los interiores (saltaban sobre Pavard-Lucas cuando éstos recibían) y ocupados por futbolistas muniqueses, los cuales eran activados por el pie de Joshua Kimmich, cuyos descensos o lateralizaciones en salida supusieron un problema para el equipo ruso, pues restaba eficacia a su planteamiento (si Kimmich permanecía en el círculo central, pocas veces recibía pues el Lokomotiv tapaba pase interior, por lo que el Bayern circulaba en U sin lograr progresar) y permitía, por tanto, a los de Flick avanzar, profundizar y girar las líneas rusas con cierta frecuencia.

Ello no obstante, pese a tener algunos tramos buenos presionando arriba cuando el Lokomotiv sacaba de puerta (extremos sobre centrales, Lewandowski sobre pivote), el Bayern volvió a exhibir sus problemas en transición defensiva, sufriendo especialmente en la 2ª parte, pues ni lograba evitar las recepciones entre líneas de la doble mediapunta rusa ni sabía cómo defender las rupturas al espacio del delantero contrario, siendo girado con continuidad y concediendo a su rival situaciones claras de remate: de hecho, el Lokomotiv finalizó más veces (10-9) que el Bayern en los segundos 45′.

En este escenario, cabe resaltar el muy buen partido de Joshua Kimmich, cuyo aporte fue clave para la victoria del Bayern: no solo por ser el autor del 1-2, sino también por su alta influencia en el juego. En la 1ª parte, asumiendo mucho peso en salida y en la construcción, sus lateralizaciones o descensos, como ya hemos dicho, así como su notable rango de pase y amplio campo visual para identificar hombre libre intermedio o alejado, permitieron al Bayern progresar, encontrar tanto a los de dentro como a los de fuera y girar al Lokomotiv. En la 2ª parte, con el equipo asentado en un 4-3-3 donde él era el interior derecho, sumó también jugando entre líneas y al costado del pivote contrario, descendiendo puntualmente a la base para ayudar en salida, orientando y dinamizando posesiones según conveniere a través de sus pases y movimientos… Condiciona encuentros por sí mismo, algo que pocos futbolistas pueden decir.

ANTON MIRANCHUK (LOKOMOTIV) VS BAYERN MUNICH

Sorprendió Marko Nikolic de inicio, alterando su habitual 4-4-2 para dibujar un 4-3-2-1 con Kulikov como pivote, Ignatyev-Krychowiak de interiores, Smolov-Miranchuk formando una doble mediapunta y Zé Luís como punta de lanza. En este sentido, el Lokomotiv dibujó un bloque medio-bajo de carácter pasivo, que priorizaba la protección del espacio al robo directo, en el cual los tres de arriba flotaban el primer pase del Bayern y buscando tapar el pase interior, mientras que los interiores saltaban a banda cuando los laterales muniqueses recibían para intentar forzar el pase atrás y disuadir al rival de progresar. Este movimiento supuso que los costados de Kulikov quedaran expuestos, ventaja que el Bayern explotó a lo largo de los noventa minutos a través de la figura de Kimmich, cuyos pases giraban al Lokomotiv y permitían a los de Flick profundizar y llegar al área rival.

Por el contrario, sobre todo en la 2ª parte, el Lokomotiv no halló demasiadas dificultades para superar la presión del Bayern, conectar con receptores situados a la espalda del acoso y desplegarse con continuidad, hasta el punto de que en los segundos 45′ remató más que su rival. En este sentido, fueron muy importantes Smolov recibiendo por detrás del mediocampo rival, protegiendo el balón si era presionado y pausando y lanzando transiciones según convenía al equipo, así como Zé Luís, clave como desahogo en el juego directo en la 1ª parte y estirando al equipo a través de sus dentro-fuera atacando al espacio en el segundo tiempo.

Pero su jugador más destacado probablemente fue Anton Miranchuk, que desde la marcha de su hermano Aleksey se ha erigido en el principal foco ofensivo del Lokomotiv. Como mediapunta izquierdo y reproduciendo una función similar a la de Smolov, su aporte fue clave para permitir al Lokomotiv progresar (ofreciéndose como hombre libre entre líneas, protegiendo el balón, girándose, etc) y generar peligro en transición ofensiva (filtrando el último pase, cayendo a banda para explotar su notable golpeo -seco y con efecto- para centrar al segundo palo o finalizar tras salir hacia dentro, atacando zona de remate -como en el 1-1-…). Está más que preparado para dar el salto a un equipo de la clase alta de las cinco grandes ligas europeas.

YUSSUF POULSEN (RB LEIPZIG) VS MANCHESTER UNITED

El cuadro de Julian Nagelsmann acabó muy castigado por sus errores en salida y mala transición defensiva, pero hasta los últimos minutos de frenesí completó un partido decente, variando la estructura y presentando diferentes retos al rival. Iniciaron en 5-3-2 con Kevin Kampl como mediocentro y Olmo-Nkunku en los interiores, que en ataque contaba con dos carrileros fijando muy arriba y los descensos de Forsberg desde la doble punta para jugar en zonas intermedias.

Los problemas defensivos exponiendo los costados de Kampl provocaron la modificación de Nagelsmann, cambiando a 4-4-2 con Halstenberg lateral y Angeliño-Nkunku extremos, buscando presiones altas, En fase ofensiva se convertía en 3-2-4-1, en izquierda con el lateral bajo y extremo en amplitud, y en derecha con lateral profundo y extremo en intermedias. Sabitzer o incluso Kluivert ocuparon esa posición de lateral derecho profundo, pero el equipo tuvo carencias a la hora de alcanzar fluidez con balón.

Yussuf Poulsen fue la individualidad que más soluciones ofreció a esos problemas de fluidez, descendiendo en apoyo, aguantando de espaldas y representando opción como salida directa, sumando bastantes intervenciones y logrando sumar, aunque acabó poco acompañado por el colectivo.

MARCUS RASHFORD (MANCHESTER UNITED) VS RB LEIPZIG

El conjunto de Ole Gunnar Solskjaer completó una abultada goleada, aprovechando las facilidades que encontró en los últimos minutos aprovechando pérdidas del rival y encontrando transiciones ofensivas en superioridad. El conjunto inglés jugó en 4-3-1-2 y contó con buenas versiones asociativas de sus interiores, Fred y Pogba, con el primero más relacionado a la base de la jugada y el francés ganando altura, activando a Greenwood y Martial por delante que dejaron buenos apoyos activando el tercer hombre.

Estuvo bien el conjunto local estableciendo una presión media, emparejando a Van de Beek y los delanteros con los tres centrales del rival, orientándoles a jugar por fuera y estableciendo superioridades numéricas una vez el balón llegaba ahí. Lindelof y Maguire también tuvieron un partido destacable defendiendo el área y Wan-Bissaka, como es habitual en él, estuvo muy sólido en duelos individuales.

Pero finalmente fue la noche de Marcus Rashford. El jugador inglés tuvo un impacto tremendo saliendo desde el banquillo. Ingresó en el minuto 63´con 1-0 en el marcador, y marcó tres goles en esos minutos, aprovechando su timing de ruptura y velocidad a campo abierto para castigar los espacios dejados por el rival, además de un gran entendimiento con Bruno Fernandes, siendo el portugués el lanzador y Marcus el receptor, conductor y definidor.

KEVIN DE BRUYNE (MANCHESTER CITY) VS MARSEILLE

En general, el entrenador catalán Pep Guardiola ha recuperado bases tácticas importantes en la visita al Olympique de Marseille en Francia en la segunda jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones. Partiendo del 4-3-3 de inicio, el conjunto inglés buscó mantener la racionalidad en la ocupación de espacios a través de la constante formación de triángulos exteriores a partir de la relación entre lateral, interior y extremo. Con los laterales Oleksandr Zinchenko y Kyle Walker como internos bajos en construcción para ajustar las vigilancias defensivas y arrastrar marcas con la intención de liberar al hombre libre, el equipo visitante logró un amplio dominio territorial a lo largo de los 90 minutos, aprovechando la pasividad defensiva del adversario para asentar posesiones en campo contrario, con la estructura permitiendo amplitud permanente por parte de los extremos Phil Foden y Raheem Sterling a pesar de haber flexibilidad en la ocupación de las zonas ofensivas específicas. En este sentido, fue clave el trabajo del mediocentro español Rodri Hernández a la hora de defender juego directo y presionar tras pérdida, mientras los interiores Kevin De Bruyne y Ilkay Gundogan fueron decisivos moviéndose en zonas intermedias, generando fijación sobre los centrales externos y agilizando la circulación en el último tercio. Además, a partir de un ejercicio defensivo en bloque alto en 3+3, el ManCity limitó muchísimo el juego ofensivo del rival a través de saltos coordinados en una presión orientada en que los extremos iban sobre los centrales exteriores mientras el delantero Ferrán Torres quedaba en intermedias entre el portero Mandanda y otro zaguero como Álvaro González.P

Pasamos a la figura de Kevin de Bruyne:
Empezando en el interior izquierdo a lo largo de gran parte de la primera mitad formando triángulos con Phil Foden y Oleksandr Zinchenko, el centrocampista belga Kevin De Bruyne fue una pieza diferencial en términos estructurales a la hora de ofrecer fluidez a las posesiones del Manchester City en campo contrario en escenarios de ataque posicional, con especial enfoque a sus movimientos profundos entre central externo y carrilero del adversario, sobre todo en los 45 minutos finales en que pasó definitivamente al sector derecho aprovechando la constante amplitud y atracción generada por el extremo inglés Raheem Sterling sobre el francés Jordan Amavi. Sin ir más lejos, estuvo involucrado en el 0-3 a través del mecanismo comentado en el lado diestro.

MICKAEL CUISANCE (MARSEILLE) VS MANCHESTER CITY

A nivel de estructura y planteamiento, el director técnico portugués André Villas-Boas fue claramente superado en términos de ejecución de su propuesta inicial en la recepción al Manchester City por la segunda jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones. Situado en bloque medio-bajo en terreno propio en 5-3-2, la postura del conjunto francés fue pasiva en general, con los interiores Mickael Cuisance y Valentin Rongier nunca saltando en la presión sobre los laterales internos del adversario (tampoco logrando solidez en la protección de su zona), así permitiendo progresiones de los mismos como hombres libres en conducción, además de frecuentemente encontrar dificultades a la hora de controlar las fijaciones constantes de la ocupación racional de los espacios del equipo visitante. Al mismo tiempo que los carrileros jamás fueron capaces de defender la amplitud permanente garantizada por los extremos Phil Foden y Raheem Sterling (el francés Jordan Amavi estuvo mal en duelos individuales y en la lectura en saltos en presión a lo largo de los 90 minutos en el sector izquierdo), los centrales externos Duje Caleta-Car y Leonardo Balerdi también tuvieron problemas para identificar su abordaje en las recepciones intermedias de los interiores Kevin De Bruyne y Ilkay Gundogan. Además, alternando salidas cortas con juego directo en iniciación en los reinicios en saques de portería, el conjunto local no consiguió generar ataques de ninguna manera durante todo el duelo, sufriendo con el ejercicio defensivo en bloque alto del adversario y su posterior presión post-pérdida con intenciones de evitar transiciones del serbio Nemanja Radonjic.

En general, el joven interior derecho francés formado en las inferiores del Nancy fue el único jugador capaz de ofrecer salidas ofensivas al conjunto dirigido por André Villas-Boas a lo largo de los 90 minutos en el Orange Velódrome. Especialmente a través de sus recepciones entre líneas en los intervalos sectoriales entre el mediocentro español Rodrigo Hernández y en los costados del alemán Ilkay Gundogan, Cuisance permitió transiciones y demostró finura en sus controles orientados para girarse bajo presión.

PEDRI (FC BARCELONA) VS JUVENTUS

En general, el joven extremo izquierdo Pedri ha completado una actuación realmente positiva en términos asociativos en la visita a la Juventus del director técnico Andrea Pirlo. Partiendo del sector zurdo, el canterano de Las Palmas fue capaz de producir recibiendo en zonas intermedias en los costados de los pivotes del adversario a la hora liberar carriles externos a la proyección constante del lateral Jordi Alba en profundidad. Además, demostró buena capacidad de esconder la bola a partir de su brutal sensibilidad técnica en espacios reducidos, incluso combinando con Lionel Messi y tirando paredes para activar al argentino en ventaja. En defensa, Pedri bajaba a la segunda línea de cuatro del 4-4-2 en bloque medio diseñado por el equipo dirigido por el central neerlandés Ronald Koeman.

RODRIGO BENTANCUR (JUVENTUS) VS FC BARCELONA

A nivel global, Rodrigo Bentancur volvió a demostrarse un mediocentro notable en términos asociativos identificándose como hombre libre eliminando vigilancias individuales a través de buena ubicación para reconocerse en superioridad táctica en fases de salida de balón, constantemente generando atracción y fijando la marca de los mediocentros del Barcelona, situación que directamente representó una ventaja considerando que el mismo uruguayo fue activo a la hora de conectar con intermedios entre líneas y con lejanos a través de cambios de orientación a pesar de no lograr alta precisión en sus intentos. Defensivamente, estando mucho más enfocado a saltar presiones que en proteger su zona, jamás controló las recepciones entre líneas en sus costados.

MARCUS THURAM (MÖNCHENGLADBACH) VS REAL MADRID

En un equipo que buscó frecuentemente elaboraciones cortas en fases de iniciación en reinicios en los saques de portería como ha sido el caso del Borussia Mönchengladbach dirigido por Marco Rose, el joven extremo francés Marcus Thuram fue una fuente constante de garantías en salida de balón a través de su físico para bajar juego directo abriéndose por izquierda para permitir salidas en transición después de eliminar presiones generando atracción sobre una presión alta del Madrid que nunca pudo identificar a cómo presionar el hombre libre. Además de tratarse de una pieza importante en la primera fase de construcción, el ex-jugador del Guingamp también leyó muy bien los espacios tanto a la hora de intercambiar carriles con el lateral de su sector como en términos de movilidad para participar en apoyo y romper al espacio después de fijar la marca de su par.

TONI KROOS (REAL MADRID) VS MÖNCHENGLADBACH

En general, el Madrid actual tiene muchísimos problemas estructurales a nivel táctico, tanto en términos de organización defensiva (distancias intersectoriales, mala coordinación a la hora de presionar arriba y realizar reajustes…) como en fases de construcción en escenarios de ataque posicional. En la visita al Borussia Mönchengladbach, el conjunto dirigido por Zinédine Zidane volvió a demostrar sus debilidades a pesar de una notable exhibición del interior alemán Toni Kroos. Con su habitual comportamiento de lateralizarse por izquierda para asentar el sector fuerte de elaboración permitiendo intercambio de carriles entre extremo y lateral, Kroos siempre pudo identificarse como hombre libre para eliminar vigilancias individuales y asentar al equipo arriba, juntando pases, compañeros y atrayendo rivales alrededor de la zona activa del balón antes de buscar al lado débil.

Jordi Bacardit Ver todo

Jordi Bacardit es un analista táctico y scout actualmente freelancer. Entusiasta de la esencia más pura del juego, reside en Catalunya y expande sus horizontes futbolísticos hacia cualquier liga o continente.
Twitter: @jordibp29
Correo: jordibp29@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: