Saltar al contenido

VÍDEO-ANÁLISIS: CHELSEA VS. LEEDS

El conjunto dirigido por Frank Lampard sigue carburando y ganando madurez tanto a nivel futbolístico, por un desarrollo ascendentemente visible de lo que es la idea y modelo de juego, como a nivel emocional al comenzar perdiendo de forma temprana y transmitir en todo momento la sensación que no iban a perder el partido. Y con ajustes de por medio por parte de Lampard y su staff para sanar heridas que el Leeds profundizó en gran parte de la primera mitad.

En general, Lampard retomó la libertad y organización a través de funciones (y no espacios) para sus futbolistas y en especial el tridente de enganches con un mediocampista de contención como N’Golo Kanté y dos delanteros como Olivier Giroud y Timo Werner, uno que iba en punta y otro que defendía-arrancaba desde la banda.

Con balón su equipo no encontró problemas para ser fluido desde el comienzo y originar ventajas que permitieran encontrar al “hombre libre” ante el 4-4-1-1 del Leeds basado en persecuciones sobre la mayor parte del campo a excepción de Bamford y Klich que buscaban coordinarse para cerrar el pase a Kanté y presionar al central poseedor eliminando línea de pase con el restante, principalmente porque encontró soluciones en la interacción entre sus futbolistas, e interpretación de los mismos, para posibilitar un escenario favorable.

El Chelsea progresaba con jugar a espaldas de acosos rivales manteniendo distancias de relación siempre muy cortas entre cercanos mientras alejados estiraban y hacían ancho el bloque rival. Se generaban espacios que grandes versiones de N’Golo Kanté y Mason Mount aprovecharían.

CHELSEA: COMPORTAMIENTOS OFENSIVOS

Otro aspecto valorable del partido del Chelsea fue su presión alta y posterior bloque alto. Al comienzo buscó forzar el error y robar en zona 1 pero en la segunda mitad, en una misión de dosificar esfuerzos producto de que por el momento no sea un ejercicio de fácil sustentabilidad durante el partido debido a las circunstancias, apretó menos al Leeds y forzó el error pero regulando más la altura de su bloque. Provocaron que los dirigidos por Marcelo Bielsa disputaran una primera parte anticompetitiva a nivel de pérdidas en carril central y salidas en transición concedidas. En la segunda mitad los ataques de Chelsea fueron más rápidos y verticales aprovechando los malos lugares en que Leeds perdía la pelota y por cómo se encontraba parado al hacerlo.

CHELSEA: PRESIÓN Y BLOQUE ALTO

CHELSEA: TRANSICIONES OFENSIVAS

Asimismo, al principio dijimos que Leeds había profundizado en heridas que hasta el momento otros rivales no habían detectado ni aprovechado ante esta nueva versión del Chelsea. Los de Lampard cuando el Leeds ganaba metros con balón, principalmente encontrando la espalda o costados de un Kanté que muchas veces caía en atracción sobre el balón dejando libre su zona (en ocasiones llegando a corregir con su rápido retorno), o apuñalando en los intervalos central-lateral con un Klich como es habitual muy hiperactivo desde la mediapunta para leer y tirar desmarques hacia línea de fondo.

Aunque minutos antes del descanso Lampard vería esto e indicaría a Kanté vigilar mejor esos espacios intermedios y que interior de lado débil fuera el que defendiera la frontal y segundas oleadas cuando el francés saliera.

CHELSEA: PROBLEMAS EN BLOQUE BAJO

Federico De Mello Ver todo

Vivo en Uruguay y trabajo actualmente como freelancer en tareas de scouting y análisis táctico de fútbol. Soy un gran admirador del fútbol sudamericano y también del nórdico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: