Saltar al contenido

PSV – ATAQUE POSICIONAL (VS HEERENVEEN)

El conjunto dirigido por Roger Schmidt dejó una media hora fabulosa en su visita al Heerenveen. De ahí en adelante la calidad de sus posesiones fue menguando, hasta el punto de dejar un segundo tiempo incomparable al primero, pero lo mostrado en el inicio del choque merecía ser valorado.

A continuación, los comportamientos del PSV ante un 442 en defensa pasiva que priorizaba la zona, flotaba receptores por delante de balón, y su primera línea no iba más allá de mediocampo, marcando la altura en bloque medio.

Encajar dentro un sistema nominal la estructura del PSV no sería coherente pues en mayor o menor medida, exisitió cierta libertad y un trueque incesante entre 5 futbolistas.

Así, con Rosario incrustado en la base y siendo un mero punto de apoyo y continuación, Sangaré partía del interior pero a la práctica era un volante más; siempre en la base zurda, por delante de línea de pelota y encargado de gestar posesiones (sin ser especialista en ello). La bisagra que lo cambiaba todo era Götze, deambulando a lo ancho del campo con libertad total una vez la secuencia ya se instalaba en campo contrario, pero con la orden de lateralizarse por derecha cuando el equipo juntaba sus primeros pases.

Fue curioso porque a menudo hubo una redundancia posicional diáfana. Varios futbolistas pisando mismo pasillo y altura (sucedió a menudo con Ihattaren y Götze en halfspace diestro), pero el leitmotiv del Modelo ya es ese: el PSV busca un ataque que se organice desde las pequeñas sociedades, desde las relaciones socio-afectivas entorno a la pelota, las sinergias en juegos de apoyo o paredes, etc.

Consecuencia de ello, la formación de triángulos en carriles exteriores es infinita, con dos opciones de pase para el jugador abierto. De esta forma, y siempre con la predisposición de romper una vez su posición de partida se encuentra en intervalo de última línea, el equipo es capaz de conquistar los halfspaces del área con una facilidad tremenda. Mucha automatización para estirar al rival hacia afuera (se rueda con paciencia y sentido), para terminar llegando al jugador entrelíneas, y ahí dar el pase al espacio.

Por una mera cuestión de perfiles, Gakpo siempre estuvo mucho más relacionado a la ruptura (como Malen, aunque este entre centrales y ocupando zona de remate), e Ihattaren el juego interior. Götze de abajo hacia arriba juntando compañeros. Laterales en una altura intermedia, dejando la progresión a centrales+Rosario/Sangaré+Götze, pero no sujetándose de extremos, dejando de esta forma el equipo sin amplitud en metros finales, pero con el objetivo de incitar al salto de un lateral sobre su recepción, y que el posterior desmarque a línea de fondo sea viniendo de atrás (suyo o de otro compañero).

En general, el equipo tuvo un ritmo y una intensidad ideales con pelota, los caminos claros, no existieron precipitaciones en el momento de obcecarse con el pase interior y, con todo ello, la protección de la pérdida y la contrapresión fue impresionante. Todo rechace y 2a jugada cayó de su lado. Unos 40′ de una globalidad total en lo que es la indivisibilidad de las fases del juego.

Jordi Bacardit Ver todo

Jordi Bacardit es un analista táctico y scout actualmente freelancer. Entusiasta de la esencia más pura del juego, reside en Catalunya y expande sus horizontes futbolísticos hacia cualquier liga o continente.
Twitter: @jordibp29
Correo: jordibp29@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: