Saltar al contenido

COPA LIBERTADORES: LIBERTAD VS. PALMEIRAS (IDA)

Libertad

  • Fase defensiva:

Gustavo Morínigo armó un 4-4-2 que variaba de alturas dependiendo del contexto de la acción. Ante el saque de arco rival o inicio de ataque luego de alguna parada de Weverton, el bloque tomaría altura con los dos delanteros (Adrián Martínez y Óscar Cardozo) tapando a los centrales y con uno de los volantes (sobre todo Blas Cáceres) lanzando una presión alta para incomodar-limitar a uno de los volantes centrales, ya sea Danilo o Zé Rafael, de Palmeiras; mientras que los laterales (Iván Piris e Iván Ramírez) tomaban a los volantes de afuera (Gabriel Verón y Gustavo Scarpa respectivamente) y los volantes de afuera (Matías Espinoza y Antonio Bareiro) fijaban a los laterales (Gabriel Menino y Matías Viña).

Cuando el bloque se posicionaba en una altura medio-bajo, se evidenciaba que las marcas establecidas podían cambiar (Álvaro Campuzano podía tomar a Zé Rafael o Danilo, Blas Cáceres podía estar con Raphael Veiga, Danilo o Zé Rafael, y Adrián Martínez podía tomar al doble pivote libre, ya sea Danilo o Zé Rafael, o mantenerse con Luan), es decir, habían más vigilancias por zona; a pesar de que en la banda el duelo podía ser más al hombre, por ejemplo, Matías Espinoza fijaba a Gabriel Menino, pero Iván Ramírez en ocasiones saltaba sobre Rony cuando el delantero brasileño se desplazaba hacia el costado. La intención principal sería tapar las líneas de adentro, orientar al rival hacia el costado para así encerrarlo en el lado fuerte y obligarlos a arriesgar (lanzar) o retroceder.

  • Fase ofensiva:

Propuesta bastante directa, intensa y vertical, en donde el conjunto paraguayo intentó progresar con muy pocos toques hacia la portería contraria; precisamente por eso es que su promedio pases por posesión del balón sería de 3.07, según WyScout.

La intención sería ser vertical tras recuperar e intentar buscar el arco o lanzar (juego directo) desde la primera línea de construcción, sobre todo con Pablo Adorno, ya sea hacia el costado para activar el juego exterior como buscando los pivoteos de Óscar Cardozo como también la presión intensa hacia el segundo balón.

La banda derecha sería la vía de progreso y profundidad más fundamental para Libertad. Lograría el “expected goal” más alto en esa zona (0.52 xG) por encima del pasillo de adentro (0 xG) o por izquierda (0.27 xG), según WyScout. En parte porque Iván Ramírez tendría una mayor libertad que el lateral del otro costado (Iván Piris), demostrando un buen timing al instante de proyectarse y lanzar centros laterales. Además, la participación de Antonio Bareiro lanzando diagonales hacia adentro o hacia afuera sería un detalle importante para atraer y liberar o para atacar zonas libres.

Palmeiras:

  • Fase defensiva:

El posicionamiento del bloque dependería del contexto, pero de manera constante buscarían estar en una altura medio-bajo para anular los espacios de progresión hacia el rival y obligarlos a mantener un ritmo de circulación elevado y también ser creativos para poder avanzar.

Elevarían alturas cuando el rival pasaba hacia atrás para intensificar la presión y obligarlos a arriesgar-lanzar. Pero ahí se evidenciarían ciertos problemas, ya que había ciertas vigilancias de Raphael Veiga y Zé Rafael sobre Álvaro Campuzano y Blas Cáceres que dejarían en inferioridad numérica-posicional a Danilo para combatir el segundo balón.

Además, también había problemas para ganar el segundo balón cuando el bloque de los tres o cuatro futbolistas de arriba tomaban más altura en la presión, porque las líneas quedaban separadas y podían perder duelos en distintas zonas.

Otro de los detalles en los que fallaría el Palmeiras en fase defensiva sería al defender el pasillo exterior, tanto en transición defensiva como en defensa posicional, en gran parte en zona o en las espaldas de sus laterales (Gabriel Menino y Matías Viña), teniendo que combatir los centros desde el costado de Libertad, en donde Gustavo Gómez se impondría.

  • Fase ofensiva:

Se posicionarían en una especie de 3-2-4-1 con Matías Viña en la primera línea de construcción junto a los centrales (Luan y Gustavo Gómez), y con Gabriel Menino tomando altura en la banda derecha, generando la amplitud en ese costado, mientras en la otra banda la realizaría Gustavo Scarpa.

Palmeiras tendría problemas en ataque posicional para avanzar tanto por falta de velocidad en la circulación para mover el balón de banda en banda y activar con rapidez el lado débil para avanzar-profundizar, y también por las vigilancias realizadas por el bloque contrario, en donde orientarían las acciones hacia los costados y apretarían en el lado fuerte.

Lograrían incomodar-limitar la participación de Raphael Veiga y así no encontrarían maneras para progresar por dentro. Rony tendría que realizar movimientos fuera de su zona (banda izquierda) para entrar en contacto con la circulación y también para darle una opción de pase para avanzar a su equipo, pero no conseguiría hacer daño. La mayoría de acciones de peligro vendrían a partir de acciones a balón parado.

Federico De Mello Ver todo

Vivo en Uruguay y trabajo actualmente como freelancer en tareas de scouting y análisis táctico de fútbol. Soy un gran admirador del fútbol sudamericano y también del nórdico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: