Saltar al contenido

PORTO 2-1 JUVENTUS – UEFA CHAMPIONS LEAGUE

En el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones de Europa, el Porto dirigido por Sergio Conceição ha superado la Juventus en el último miércoles (17) por el marcador de 2-1, en un duelo que estuvo marcado por las dificultades del conjunto italiano a la hora de asentarse arriba y lograr posesiones largas en fases de organización ofensiva, con un gol madrugador de Mehdi Taremi condicionando el encuentro a nivel táctico.

Porto (4-4-2): Agustín Marchesin; Zaidu Sanusi, Pepe, Chancel Mbemba, Wilson Manafá; Otávio (Luis Diaz, 57′), Mateus Uribe, Sérgio Oliveira (Chico Conceição, 90′), Jesús Corona (Mamadou Loum, 90′); Mehdi Taremi, Moussa Marega (Marko Grujic, 66′).

Juventus (4-4-2): Wojciech Szczęsny; Danilo, Matthijs de Ligt, Giorgio Chiellini (Merih Demiral, 35′), Alex Sandro; Weston McKennie (Álvaro Morata, 63′), Rodrigo Bentancur, Adrien Rabiot, Federico Chiesa; Cristiano Ronaldo, Dejan Kulusevski (Aaron Ramsey, 77′).

PORTO: PRESIÓN ALTA (4-1-3-2)

Una de las bases tácticas que caracterizan al Porto dirigido por Sérgio Conceição en noches de Liga de Campeones, desde que el ex-director técnico del Nantes asumió el Dragão, es su intención agresiva a la hora de lanzar su presión alta. Volviendo a adaptarse en este sentido contra un adversario que siempre intenta salir de forma corta y elaborada en saques de portería, los portugueses provocaron errores como el de Rodrigo Bentancur (mala percepción de su entorno en la situación que generó el 1-0) en el gol de Mehdi Taremi. En este sentido, fue clave el rol asumido por los centrocampistas Sérgio Oliveira y Mateus Uribe, que se alternaban entre quién saltaba en presión sobre Bentancur en vigilancia individual para configurar el 4-1-3-2 en fases de reinicios del conjunto de Andrea Pirlo. Sobre todo en el tramo inicial de cada tiempo, el Porto logró continuidad y efectividad en sus intentos de presión alta hasta ajustar su posicionamiento defensivo a un bloque medio muy estrecho en 4-4-2, en que el objetivo era invitar la Juventus hacia afuera y alejar a Cristiano Ronaldo de zonas de remate con buena coordinación de la última línea defensiva mediante balón cubierto y descubierto.

Sin embargo, en los 25 minutos finales del partido con el ingreso del mediocentro croata Marko Grujic, el Porto cambia al 4-1-4-1 para reforzar la defensa de su zona entre líneas utilizando tres mediocampistas y un punta, y eso no salió del todo bien en general, ya que perdieron capacidad de presión al poseedor y dejaron de presionar arriba con el transcurrir del encuentro. Al final, Alex Sandro inicia el 2-1 de la Juventus aprovechando la poca presión al balón para lanzar un desmarque profundo del interior francés Adrien Rabiot en el intervalo entre central y lateral en una situación de mala cobertura de la profundidad y control de alejados en el gol de Federico Chiesa en el lado débil.

JUVENTUS: PROBLEMAS EN ATAQUE POSICIONAL

Como está siendo habitual a lo largo de la temporada en el primer año de Andrea Pirlo en el comando de la Juventus, el equipo de Turin ha buscado construir por bajo en fases de primera construcción con el lateral derecho auxiliando la salida de balón en el escalón de los centrales formando la línea de tres, en este caso Danilo, con extremo del sector (Federico Chiesa) y el lateral opuesto (Alex Sandro) asumindo la responsabilidad de generar amplitud permanente.

La novedad en este sentido fueron los estímulos y flexibilidad en la estructura: cuando Adrien Rabiot o Rodrigo Bentancur bajaban entre centrales para salir a 3, Danilo hacía movimientos de arrastres como lateral interno para llevar la atención de Otávio y limpiar la recepción del extremo que esperaba abierto en la banda derecha.

Sin embargo, con la ausencia de Arthur por lesión, los italianos no consiguieron establecer posesiones largas asentándose en campo contrario, recurriendo siempre a cambios de orientación sin ventaja previa o generación de atracción a los hombres que daban amplitud por fuera, aceptando la invitación de jugar hacia afuera contra un bloque muy estrecho del Porto de Conceição. Únicamente Cristiano Ronaldo con sus apoyos y movimientos entre líneas pudo ofrecer juego interior al equipo, con la leyenda portuguesa estando muy lejos de zonas de remate a lo largo de gran parte del encuentro por la necesidad de su equipo en tenerlo en fases de elaboración.

En la segunda mitad, con el ingreso de Álvaro Morata por Weston McKennie, Andrea Pirlo pasó a fijar ambos extremos en amplitud permanente con los laterales bajos, manteniendo la intención de progresar por fuera. El tema es que la Juventus no lograba ventajas con el balón para provocar saltos en presión y encontrar al hombre libre, precipitándose frecuentemente y permitiendo salidas ofensivas en transición al adversario a través de pérdidas de posesión en que el equipo no estaba bien preparado para recuperarla inmediatamente.

Al final, el gol de la Juventus que mantiene el actual campeón italiano con muchas opciones en la eliminatoria nace de un pase profundo de muchísima calidad, tensión y precisión de Alex Sandro, aprovechando la mala orientación corporal de la última línea defensiva de Porto para activar a un desmarque de Adrien Rabiot, que correctamente buscó el centro al lado débil con la llegada de Chiesa poniendo números definitivos al encuentro.

JUVENTUS: PRESIÓN ALTA POR PARES (4-4-2)

Seguramente lo que hizo mejor el conjunto de Andrea Pirlo a lo largo del duelo fue presionar arriba los reinicios cortos y fases de primera construcción del Porto a través de una presión por pares en 4-4-2. Con los dos hombres adelantados emparejándose con los centrales del adversario, Adrien Rabiot y Rodrigo Bentancur saltaban al hombre con Mateus Uribe y Sérgio Oliveira, mientras los extremos McKennie y Chiesa quedaban pendientes de vigilar los laterales rivales, con la intención frecuente de obligar al Porto a jugar en largo sobre Moussa Marega, que además no estuvo realmente bien a la hora de ofrecer soluciones como receptor del primer envío en largo.

Higor Santos Ver todo

Higor Santos es un joven brasileño analista y scout de fútbol internacional que trabaja como freelancer. Apasionado por fútbol francés y belga, sigue semanalmente diferentes ligas por el mundo con enfoque especial para Sudámerica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: